You are here

Radiación Solar en la superficie de la Tierra

Mientras que la radiación solar incidente sobre la atmósfera de la Tierra es relativamente constante, la radiación en la superficie de la Tierra varía ampliamente debido a:

  • efectos atmosféricos, incluyendo absorción y dispersión;
  • variaciones locales en la atmósfera, como el vapor de agua, las nubes y la contaminación;
  • latitud del lugar; y
  • la temporada del año y hora del día.

Los efectos anteriores tienen un impacto en la radiación solar recibida en la superficie de la Tierra. Estos cambios incluyen variaciones en la potencia total recibida, el contenido espectral de la luz y el ángulo desde el que la luz incide sobre una superficie. Además, un cambio clave es que la variabilidad de la radiación solar en un lugar determinado aumenta dramáticamente. La variabilidad se debe tanto a efectos locales, tales como las nubes y las variaciones temporadas, así como otros efectos tales como la longitud de los días en una latitud particular. Regiones desérticas tienden a tener variaciones inferiores debido a fenómenos atmosféricos locales, como las nubes. Las regiones ecuatoriales tienen una baja variabilidad entre temporadas.

La radiación solar en la superficie de la Tierra es diferente a la radiación solar incidente sobre la atmósfera de la Tierra. La cobertura de nubes, la contaminación del aire, la latitud de un lugar y el momento del año pueden causar esas variaciones en la radiación solar sobre la superficie terrestre.

La cantidad de energía que llega cada hora a la superficie de la Tierra es mayor que la cantidad de energía utilizada por la población de la Tierra durante un año entero.

PV Faro acoge las conferencias de Altermatt en el espectro solar.