You are here

Introducción

La energía fotovoltaica es el proceso de convertir directamente la luz solar en electricidad mediante células solares. Hoy en día es una energía renovable alternativa, de rápido crecimiento y cada vez más importante, a la generación convencional de electricidad con combustibles fósiles. Sin embargo, en comparación con otras tecnologías que generan electricidad, es un recién llegado, con los primeros dispositivos fotovoltaicos prácticos en la década de 1950. La investigación y el desarrollo de la energía fotovoltaica recibieron su primer gran impulso de la industria espacial en la década de 1960 porque requerían una fuente de alimentación separada de la "red" energética para aplicaciones en satélites. Estas células solares espaciales eran varias miles de veces más caras de lo que son hoy y no había una sensación de necesidad de un método de generación de electricidad aparte de la red eléctrica. Sin embargo,  las células solares se convirtieron en una interesante alternativa científica para la rápida expansión de los transistores de silicio y, potencialmente, con varios nichos de mercado especializados. Debido a la crisis del petróleo en la década de 1970, la atención del mundo se centró en la conveniencia de fuentes alternativas de energía para uso terrestre, promoviendo así, la investigación de la energía fotovoltaica como medio de generar energía terrestre. Aunque la crisis del petróleo fue de corta duración y el incentivo financiero para desarrollar células solares disminuyó, las células solares ya habían entrado en escena como una tecnología de generación de energía. Su aplicación y ventajas sobre la zona de alimentación "a distancia" fueron reconocidas de forma rápida y llevaron al desarrollo de la industria fotovoltaica terrestre. Se utilizaron para aplicaciones de objetos transportables de pequeño tamaño (como calculadoras y relojes) y aplicaciones de energía a distancia empezaron a beneficiarse de la energía fotovoltaica.

En la década de 1980 la investigación en células solares de silicio dio sus primeros frutos y las células solares comenzaron a aumentar su eficiencia. En 1985 células solares de silicio lograron a un pico de eficiencia del 20%. Durante la siguiente década, la industria fotovoltaica experimentó tasas de crecimiento estables de entre 15% y 20%, en gran medida impulsados ​​por el mercado de suministro de energía a distancia. En el año 1997 hubo una tasa de crecimiento del 38% y, en la actualidad, las células solares son reconocidas no sólo como un medio para proporcionar energía y una mayor calidad de vida a los que no tienen acceso a la red, sino como  un medio de disminuir significativamente el impacto del daño ambiental causado por la generación de electricidad convencional en los países industriales más avanzados.

El crecimiento del mercado con el perfil de la energía fotovoltaica significa que más aplicaciones que nunca son " energéticamente fotovoltaicas" . Estas aplicaciones van desde centrales eléctricas de varios megavatios a las ubicuas calculadoras solares. PVCDROM tiene como objetivo proporcionar una visión general de la energía fotovoltaica terrestre y proveer al no especializado con información básica. Se espera que después de haber utilizado PVCDROM usted entenderá los principios de los dispositivos fotovoltaicos y el funcionamiento del sistema. Usted será capaz de identificar las aplicaciones correspondientes , y será capaz de llevar a cabo el diseño de un sistema fotovoltaico. Al aumentar gradualmente el número de personas que están familiarizadas con los conceptos y aplicaciones fotovoltaicas , esperamos incrementar el uso de esta energía.